Sal y luz del mundo

 

Todo el que sigue a Cristo está llamado a ser sal y luz del mundo. Esto es que tiene una misión. Igual que la sal tiene la función de condimentar o conservar, si pierde esta función ya no sirve para nada.

 

La luz tiene también una misión, la de iluminar y brillar, por eso no tiene sentido esconderla o taparla. Así el seguidor de Cristo debe también iluminar y brillar, pero a Cristo. Cada discípulo debe ser reflejo de Cristo, reflejar a Cristo y si no lo hace es como la sal que se desvirtúa.

 

El mundo necesita de Cristo porque el mundo a veces se mueve en tinieblas. Cristo es luz del mundo. Luz que ilumina nuestras vidas, nuestras decisiones…

 

Ser discípulo es ser sal y luz del mundo.

 

 

Categories: La Palabra

All you need…

… is GOD.

 

Dice la palabra en Isaías 40, 31:”pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, echan alas como las águilas, corren y no se fatigan, caminan y no se cansan”

 

Para renovar fuerzas, para caminar, ¡¡hasta correr!!, en la vida si fatigarse, sólo necesitas a Dios. Porque Dios te da la fuerza, Dios te da el ánimo para cada circunstancia de tu vida, Dios te da la luz hacia donde caminar. Es un desafío. Cada circunstancia de tu vida cobra otro sentido cuando de verdad cuentas con Él.

Categories: La Palabra

Somos obra de tu mano

 

“Señor, tú eres nuestro padre, nosotros la arcilla y tú nuestro alfarero: todos somos obra de tu mano.”

 

¿Quién puede pensar que somos fruto de la casualidad? Si te detienes a observar nuestra complejidad física, no puedes más que darte cuenta qué gran diseñador hemos tenido. Si te detienes a observar nuestra complejidad emocional y psíquica no puedes más que reconocer que tienes un Dios creador.

 

Tienes un Padre que te ha imaginado, que te ha pensado, que te ha modelado, que te ama. Un Padre que te toma en sus manos, te lleva y te sostiene. Somos creados por amor. Eres creado por amor.

 

Pero tus vivencias, experiencias en la vida, van modificando el diseño inicial, van dejando huella, van produciendo marcas y cambios, déjate seguir moldeando por tu Padre Dios que tapa los surcos y repara tus grietas.

Categories: La Palabra