Yo soy el pan de la VIDA

 

Todos tenemos muchos tipos de hambre: necesidades físicas, necesidad de amor, necesidad de conocer, necesidad de sentirse realizado…

 

Necesidades que, por más que se persigan, siempre parece necesitarse más. Siempre es necesario comer, siempre es necesario sentirse amado, siempre se necesita conocer más… Y cuanto más se persigue saciar estas necesidades, cuanto más parece uno necesitar más, que nunca es suficiente.

 

Pero, hay un pan que sacia completamente. Dice Jesús en Juan 6, 48: «Yo soy el pan de la vida». Es así, Jesús alimenta nuestro hambre de amor, porque Él dio su vida porque nos ama incondicionalmente. Él alimenta nuestra necesidad de conocer, porque en la Palabra, verdadera revelación de Jesús, encontramos el conocimiento que nos hace descubrir el sentido de nuestra vida. En la Palabra encontramos el alimento que da VIDA, que me permite alcanzar unas relaciones saludables conmigo mismo y con los que me rodean.

Categories: La Palabra

Sal y luz del mundo

 

Todo el que sigue a Cristo está llamado a ser sal y luz del mundo. Esto es que tiene una misión. Igual que la sal tiene la función de condimentar o conservar, si pierde esta función ya no sirve para nada.

 

La luz tiene también una misión, la de iluminar y brillar, por eso no tiene sentido esconderla o taparla. Así el seguidor de Cristo debe también iluminar y brillar, pero a Cristo. Cada discípulo debe ser reflejo de Cristo, reflejar a Cristo y si no lo hace es como la sal que se desvirtúa.

 

El mundo necesita de Cristo porque el mundo a veces se mueve en tinieblas. Cristo es luz del mundo. Luz que ilumina nuestras vidas, nuestras decisiones…

 

Ser discípulo es ser sal y luz del mundo.

 

 

Categories: La Palabra

All you need…

… is GOD.

 

Dice la palabra en Isaías 40, 31:»pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, echan alas como las águilas, corren y no se fatigan, caminan y no se cansan»

 

Para renovar fuerzas, para caminar, ¡¡hasta correr!!, en la vida si fatigarse, sólo necesitas a Dios. Porque Dios te da la fuerza, Dios te da el ánimo para cada circunstancia de tu vida, Dios te da la luz hacia donde caminar. Es un desafío. Cada circunstancia de tu vida cobra otro sentido cuando de verdad cuentas con Él.

Categories: La Palabra